¿Qué es una Vía ferrata?

Una vía ferrata es un itinerario deportivo que transcurre por paredes o macizos rocosos y que está equipado para facilitar la progresión mediante peldaños, clavijas, rampas, pasamanos, grapas, cable y en general todo tipo de elementos que garantizan la seguridad de los aventureros a lo largo de la vertiginosa ruta.
Se trata de una actividad que está a medio camino entre el senderismo de montaña y la escalada. Está hecha para aquellos a los que un simple paseo por la montaña les sabe a poco, pero les da demasiado respeto la escalada o consideran que no están suficientemente preparados. Eso sí, se recomienda que aquellos que vayan a realizar una vía ferrata sean excursionistas un tanto rodados o experimentados en la montaña. Las rutas marcadas con clavijas, cadenas, grapas, etc. suelen llevarte por lugares de gran altura, así que si eres una persona que sufre de vértigo, será mejor que te busques otra actividad más cercana al suelo.
¿Te animás?

sábado, 13 de febrero de 2021

GR-86. El Sendero Ibérico Soriano. San Pedro Manrique a Yanguas.

 GR-86. San Pedro Manrique a Yanguas. Domingo 14 de febrero de 2021.


Y llegó el domingo 14 de febrero, y seguíamos confinados por la pandemia sin poder salir de Soria provincia. En esta ocasión nos juntamos 12 personas para compartir este tramo del GR-86 que une las localidades de San pedro Manrique y Yanguas, dos bonitos pueblos típicos de la denominada comarca de Tierras  Altas.

Por delante tenímos unos 20 kilómetros de paisaje de cultivos de secano, aliagas, estepas y pinares de replantación, eso si, desde el primer momento disfrutamos de la claridad de los cielos sorianos y el buen tiempo que nos acompañó en toda la jornada.



 
 La mayor parte de los participantes quedamos en Soria, donde siguiendo los protocolos de la lucha contra el Covid, nos organizamos para llevar el mayor número posible de coches y evitar en lo posible los contagios y así nos dirigimos a Yanguas donde dejamos la mitad de los vehículos para luego hacer el porteo. De ahí a San Pedro Manrique, donde comenzaríamos la jornada de senderismo.
 
Nada más comenzar y sin salir del pueblo, nos encontramos  el recinto del paso del fuego junto a la iglesia de La Virgen de La Peña. Este lugar es el escenario del rito mágico en la noche de San Juan.
El Paso del Fuego es el acto más característico, celebrado en noche de San Juan. A medianoche, los sanpedranos, precedidos de tres toques de trompeta, cruzan descalzos, sin quemarse, un sendero de ascuas incandescentes dispuestas a modo de alfrombra. La tradición manda que los tres primeros mozos en pasar han de llevar a cuestas a las tres móndidas de las fiestas. 

 
Después de visitarlo, nos pusimos camino al desconocido castillo de San Pedro Manrique, unas pocas ruinas de lo que fué una fortaleza medieval del siglo XV y  que hoy en día, apenas se levantan dos torres a la entrada del recinto, con matacanes aún visibles, realizadas en mampostería con sillares en sus esquinas y de planta poligonal.
 

Las vistas fueron mejorando según ascendíamos suavemente en la primera mitad del recorrido.


Una vez superado el primer alto, el recorrido se efectuó principalmente por pistas en buen estado y un tramo que discurría por la poco transitada carretera que une San Pedro con el pueblo de La Cuesta.
 

El recorrido nos llevaba cerca de Taniñe, pero en esta ocasión no nos desviamos a ver el pueblo y continuamos conformándonos con la vista desde sus límites.

A media jornada, paramos a tomar un bocado, disfrutar del solillo y las fabulosa vistas del Moncayo en un día tan despejado.

En esta ocasión nos encontramos doce personas muy variopintas, lo que propiciaba que nos fuésemos juntando y haciendo grupos, manteniendo interesantes y diversas conversaciones a la vez que andábamos y se hacía más amena si cabe la marcha.



Y como el que no quiere la cosa, llegamos a Villar del Rio, habiendo recorrido ya dos tercios de la ruta.


Alli, en Villar del Rio, algunos aprovechamos para refrescarnos los pies en el rio, que en esta ocasión bajaba con bastante agua para lo que suele llevar.


Llegando a Villar y pasando este, el paisaje cambió según entrabamos en el cañón que nos dirigía a Yanguas, volviéndose un paisaje mas bonito de roca y montaña.

La ruta nos lleva paralelos al pueblo de Yanguas y nos lleva por el puente de Santa Maria, una preciosidad de entrada triunfal al punto de llegada.

Sobre el rio Cidacos y entre frondosa vegetación, se conserva un sencillo puente de tres ojos, llamado de Santa María, por la proximidad con la iglesia del mismo nombre. Varios autores han querido ver en el trazas romanas, quizás porque esta fue zona de tránsito, pasando la calzada entre Numancia y Calagurris (Calahorra). Por su aspecto sin embargo, podría ser coetáneo a las murallas que rodean la villa y por tanto retrasaríamos cronológicamente su construcción hasta el medievo.


Nada más pasar el puente,  nos encontramos un lavadero restaurado que bebe directamente del Cidacos y una senda que nos vuelve hacia el pueblo y a donde habíamos dejado los coches para la vuelta.




Un bonito paseo para poner punto y final a una jornada rodeada de bonitos paisajes y buena compañía.

Aunque la ruta estaba terminada, aún nos faltaba de visitar el barranco cascada de San Cabras a 3 kilómetros de Yanguas y muy cerquita de la carretera.



Y así llegaba al final nuestra excursión, volviendo a San Pedro a recoger el resto de coches y tomando un refresco entre amigos antes de volvernos a casa.



 
 




Cueva de Fuentemolinos (Burgos), Ferrata de Silanes y Ferratas de Sobrón.

Cueva de Fuentemolinos (Burgos), Ferrata de Silanes y Ferratas de Sobrón.  Hace un tiempo que nuestro compañero Luis tenía en mente visitar ...