¿Qué es una Vía ferrata?

Una vía ferrata es un itinerario deportivo que transcurre por paredes o macizos rocosos y que está equipado para facilitar la progresión mediante peldaños, clavijas, rampas, pasamanos, grapas, cable y en general todo tipo de elementos que garantizan la seguridad de los aventureros a lo largo de la vertiginosa ruta.
Se trata de una actividad que está a medio camino entre el senderismo de montaña y la escalada. Está hecha para aquellos a los que un simple paseo por la montaña les sabe a poco, pero les da demasiado respeto la escalada o consideran que no están suficientemente preparados. Eso sí, se recomienda que aquellos que vayan a realizar una vía ferrata sean excursionistas un tanto rodados o experimentados en la montaña. Las rutas marcadas con clavijas, cadenas, grapas, etc. suelen llevarte por lugares de gran altura, así que si eres una persona que sufre de vértigo, será mejor que te busques otra actividad más cercana al suelo.
¿Te animás?

lunes, 12 de octubre de 2020

Vía Ferrata Nossa Senhora da Penha. Castelo da Vide, Portugal.

Muy cerca de la frontera de Portugal con España, pegando a Extremadura, se encuentra la Vía Ferrata de Nuestra Señora de la Peña, (Nossa Senhora da Penha), en el pueblo de Castelo de Vide. Pueblo muy interesante de carácter medieval y fortificado que merece una visita.
Justo enfrente del camino que accede a la ermita, hay un hermoso parking donde pasamos una noche muy tranquila con el único ruido de los animales nocturnos y las maravillosas vistas que se disfrutaban desde la ermita.
Al amanecer, antes de que empezarán los calores de octubre, pusimos rumbo a la Ferrata, con un acceso fácil desde el camino que lleva a la ermita y siguiendo los puntos amarillos que te llevan al inicio de la Ferrata.
El acceso hasta la Ferrata es de apenas 10 min y vas bajando por una senda un poco marcada entre las piedras y ayudado por los puntos amarillos.
El comienzo se sitúa bastante más abajo que la ermita y enseguida vemos la buena calidad de los materiales empleados.
La Ferrata es sencilla y con gran cantidad de grapas y apoyos.
tiebe trazados verticales y horizontales y algún ligero desplome.
Al final de la Ferrata, llegamos a la ermita por su base, y podemos descansar viendo sus magníficas vistas, pero esta vez de día. 
Es una Ferrata sencilla, pero merece la pena y más si lo acompañamos de una visita a los pueblos cercanos de Castelo de Vide y Marvao, pueblos de Portugal que no os dejarán indiferentes. También recomiendo una visita al Museo del corcho en San Vicente de Alcántara, Cáceres.

sábado, 10 de octubre de 2020

Ruta por los Despoblados de Tierras Altas, Soria.


Tras reunirnos todos los integrantes de la expedición en San Pedro Manrique. iniciamos un recorrido en coche por varios pueblos abandonados de la comarca de Tierras Altas de Soria.

En Taniñe abandonamos la carretera para empezar a transitar por caminos. Este pueblo contaba con 62 hogares y 250 vecinos en 1842. En la década de 1980 quedó deshabitado, y en la actualidad cuenta con varios vecinos.

Tras recorrer unos 10 Km. llegamos a nuestro primer objetivo.


BUIMANCO.



En este pueblo vivían 48 personas en 1854. La ocupación mayoritaria era la ganadería ovina trashumante. Quedó vacío en los años 70.


En la actualidad algunas casas están aprovechadas como majadas para el ganado.
De vuelta a las pistas, y tras 7 km. surge la silueta de un nuevo asentamiento.


VALDEMORO DE SAN PEDRO MANRIQUE.




Los zarzales se han adueñado del pueblo de tal manera que es difícil  acceder  a sus calles. En sus  buenos tiempos, a principios del siglo XX, hubo cerca de 60 casas abiertas.



La luz eléctrica llegó en 1954. Sesenta y seis años después, poco queda de la iglesia.


El pueblo se ubica en una solana con vistas al barranco de la Media Aldea. 
Continuamos nuestro recorrido otros 8 Km. hacia un nuevo asentamiento.

ARMEJÚN.



Colgado en una ladera, tenía 137 vecinos censados en 1842. Tras quedar desierto, la asociación de amigos de Armejún ha conseguido restaurar varias casas y en la actualidad viven permanentemente tres parejas, con dos niños cada una de ellas.


Tras dialogar con alguna de estas jóvenes parejas, dimos una vuelta por las calles del lugar.


La iglesia aquí está bien conservada. Nuestro próximo destino se encuentra 5 Km. más adelante.

VILLARIJO.


Después de Cigudosa, Villarijo, con 782 m., es el pueblo más bajo respecto al nivel del mar de Soria. Ésto le permite tener un micro clima donde prosperaron frutales y cientos de olivos. De hecho tuvo el único trujal de la provincia.


Ciento treinta y cuatro personas fueron censadas en 1842. Ciento ochenta a finales del siglo XX. Tras quedar abandonado, la construcción de una pista ha facilitado que algunos vecinos vuelvan a habitarlo.


Otra curiosidad es que cuenta con tres fuentes, una de ellas  de aguas sulfurosas. 
Dejamos los coches para remontar a pie el barranco del río Linares en busca de más despoblados. El primero no tardó en aparecer ante nuestros ojos, unos 4 Km. después.

PEÑAZCURRA.


En el censo de 1842 se contabilizan 7 hogares y 24 habitantes en este recóndito núcleo urbano.


La iglesia, dedicada al Apóstol Santiago, se levantó en 1573. Hoy es una ruina. 
De nuevo remontando el curso del río Linares llegamos al final de nuestro recorrido.

VEA.


Desde San Pedro Manrique se accedía al pueblo por un puente del que hoy solo quedan los pilares.


Treinta y nueve hogares y ciento cincuenta y dos vecinos vivían en Vea en 1842. A finales de siglo XX lo absorbe San Pedro Manrique y queda abandonado. Actualmente viven en él un puñado de jóvenes.  


Después de reponer fuerzas iniciamos el regreso a Villarijo, siguiendo el PR SO-107. En total unos 14 Km. de precioso paseo.


Los paisajes que vimos, en un incipiente otoño,  son agrestes y majestuosos. Los recorridos por los despoblados  sobrecogen y emocionan. Pero lo que hizo mágico este día fue poder charlar con los pocos vecinos con que nos encontramos. En especial con aquellos que pasaron su niñez en estos pueblos, cuando la vida fluía por sus calles.


miércoles, 30 de septiembre de 2020

GR-86 SENDERO IBÉRICO SORIANO (Fuentes de Ágreda-Cueva de Ágreda)

DERIVACIÓN Fuentes de Ágreda-Cueva de Ágreda

 Corta etapa de casi 8 kilómetros que unen el pueblo de Fuentes de Ágreda con Cueva de Ágreda.

En esta ocasión y debido a nuestra agenda elegimos esta etapa por su corta duración, el tiempo que nos acompañó era otoñal con aire y muy cubierto por las nubes, aunque no nos llovió en ningún momento e incluso pudimos difrutar algo del sol a la llegada.

La primera mitad del recorrido tiene un trazado ascendente que en su primera parte discurre entre quejigos y encinas y pudimos disfrutar del típico olor a bosque.


Según salíamos de la zona arbolada, continuamos subiendo pero ya por la ladera rocosa y con solo vegetación baja a través  de una zigzagueante senda típica de alta montaña que nos llevaría a lo alto del collado de El Canto Hincado.


 
El canto hincado, que nos marcaba las distintas bifurcaciones y sendas existentes.


Parada a disfrutar del paisaje, unas fotos y continuamos la bajada. y tramo final.


En la bajada, nos encontramos un zarzal lleno de moras a las que no pudimos resistirnos.
 

Nos dieron hambre las moras y a continuación, hicimos una parada para almorzar y compartir las vivencias.


Durante toda la jornada, nos acompañaron nuestros fieles amigos, Neón, Sua y Dubra que disfrutaron como siempre que salen a acompañarnos en nuestras aventuras.

 

 
 
 Y tras recorrer los 8 Km que nos separaban del inicio llegamos a Cuevas de Ágreda, donde nos detuvimos a tomar un café en el bar del pueblo, antes de retornar para casa, tras haber pasado otra jornada en un bello entorno de Soria y acompañados de buena gente como siempre del C:D. Vías Ferratas Soria.
 
 
 
 
 

lunes, 3 de agosto de 2020

GR-86. El Sendero Ibérico Soriano (Ágreda - Ólvega)

GR-86. El Sendero Ibérico Soriano, Etapa 1.

Una cadena de 39 etapas forma el Sendero Ibérico Soriano (conocido por las siglas de GR-86). Conectando más de 60 localidades a lo largo de 880 kilómetros, el sendero descubre una forma distinta de ver la provincia. Algunas de las rutas permiten al caminante contemplar parajes vetados para los automóviles y todas y cada una de las etapas inducen a sentir a flor de piel el íntimo contacto con la naturaleza.
El día 26 de Julio de 2020, quedamos para realizar la primera etapa de este GR, con el propósito de hacer una etapa al mes y realizar toda la vuelta a Soria, poco a poco y conocer la provincia a través de este sendero.

Quedamos temprano en Soria y nos dirigimos al comienzo de la etapa en el campo de fútbol de Ágreda, anteriormente habíamos dejado algún coche en Ólvega para realizar el porteo al ser rutas lineales.

Etapa corta de 13 kilómetros que discurre a los pies de la vertiente oeste del Moncayo, uniendo las localidades más emblemáticas del Moncayo soriano. A mitad de camino pasa por el pueblecito serrano de Fuentes de Ágreda, donde destaca la airosa cabecera poligonal de su iglesia gótica. Aquí se puede tomar la derivación hasta Cueva de Ágreda y el pico Moncayo.
Estas etapas igual no son las más idóneas para realizar en Julio, debido a la falta de sombras, pero había que comenzar un día, y que mejor que hacerlo por el principio y cuanto antes.





Se podría decir que esta etapa está dividida en dos secciones, siendo el pueblo de Fuentes de Ágreda el punto medio donde paramos a almorzar y visitar el pueblo.
Nos llamó la atención su iglesia con el reloj de sol, que marcaba la hora del almuerzo.

Habíamos recorrido ya los 7 km de la primera etapa y en la entrada vimos este gracioso cartel que nos recordaba el actual momento del famoso Covid19. Por supuesto, siendo respetuosos con los habitantes del pueblo, llevábamos nuestra mascarilla puesta.



Lo más bonito de la etapa, como siempre fue la gente,y el compartir un rato de nuestras vidas, realizando una jornada de senderismo y compartiendo una afición común, como es el gusto por la naturaleza y las actividades al aire libre.

Al llegar a Ólvega, nuestro objetivo inmediato, fue refrescarnos en un bar local tomando unas cerves y unos refrescos, pues la temperatura, según avanzaba el día iba subiendo de manera considerable y según llegábamos al destino, el calor empezaba a pasarnos factura.

Aquí acababa  nuestra primera etapa, esperando sea el comienzo de unas magníficas rutas por toda la provincia.

Nota:Esta etapa quizás sea mas aconsejable realizarla en primavera, sin los calores del verano y los campos verdes.


Texto: Jose Antonio        Fotos: Elena
Fieles compañeras de viaje a cuatro patas: Dubra y Sua.
Especial agradecimiento a las familias de Valencia, Zaragoza, Tarazona, Soria y Valladolid que quisieron acompañarnos en esta jornada.

lunes, 20 de enero de 2020

Fin de Semana por las Merindades en Enero, Burgos.

Finde por las Merindades, Burgos. 

Sábado 18 de enero de 2020.

El sábado por la mañana con una previsión de tiempo muy desfavorable, comenzamos la aventura de este fin de semana. Las previsiones de tiempo, daban frio y nieves, pero por suerte decidimos continuar con lo planeado y eso hizo que pudiésemos pasar un par de días muy completos de actividades y buenos ratos.

A las 8:00 salíamos de Soria , Alberto, Luis, Esther, Goyo, Isa e Isabel y Jose Antonio y nos dejábamos a Álvaro que le hubiese gustado acompañarnos, pero un incidente de última hora, le imposibilitó la salida.
La primera parada estaba en el Dolmen de Cubillejos, en el KM 460 de la carretera de Burgos. El camino de acceso no estaba muy bueno, pero la buena conservación del dolmen lo compensaba.

Estuvimos un rato, buscando los grabados y haciéndonos unas fotos, sin imaginarnos que a pesar de las ganas con las que iniciábamos el viaje, lo que nos depararía el fin de semana, superaría con creces las expectativas que teníamos.
 

Después de esta primera visita, continuamos hasta Sotopalacios a tomar un café y almorzar.
De allí nos dirigíamos a Orbaneja del Castillo, pero antes de llegar y completamente de casualidad, Isa nos habló del Pozo Azul, situado en Covanera, por la que casualmente  estábamos pasando en ese mismo momento y sin tener que desviarnos siquiera de nuestra ruta hicimos una parada y pudimos disfrutar de este mágnifico nacedero muy conocido en el mundo del espeleobuceo y que va a parar al Rio Rudrón.






Las imágenes casi no pueden hacer honor a los magníficos colores azules y verdosos de esas aguas cristalinas.
Fue en este momento donde empezamos a darnos cuenta de que la flexibilidad del grupo para variar lo programado, iba a hacer de este viaje, una aventura para nuestros sentidos.
A continuación nos dirigimos a Orbaneja del Castillo, característico por su paisaje kárstico modelado por el agua. En la parte superior del pueblo se encuentra La Cueva del Agua, de ella parte un arroyo que atraviesa la población para después caer en cascada en dirección al rio Ebro.




Orbaneja es un pueblo que no deja indiferente, ni para los que ya lo conozcan, pues independientemente de la época del año y del caudal del agua, hace que el visitante siempre traslade su mente al mundo de lo rural integrado plenamente en la naturaleza con sus construcciones de piedra perfectamente integradas junto al cauce de las cascadas que discurren atravesando el pueblo.

Proseguimos nuestro viaje hasta Soncillo, donde comimos en bar situado junto a la carretera, aconsejados por unos paisanos de la zona.


Al terminar de comer el sol nos hizo desear ilusionados una buena tarde para poder disfrutar de la visita guiada que teníamos prevista realizar en la cara sur del túnel de la engaña, de mano de la asociación ASHEF. Pero el sol, duró poco y según nos acercábamos la lluvia hizo su presencia y ya no nos abandonó hasta el domingo por la mañana.

Pero eso no nos hizo desistir de nuestra pretensión de pasarlo bien y conocer de primera mano la historia de la colonia obrera y la fallida construcción de la linea ferroviaria Santander - Mediterráneo, y de lo que aconteció precisamente en La Engaña y determinó el futuro de esta infraestructura e indirectamente incluso el futuro de nuestra casa, Soria, que tristemente se ha visto afectada por la despoblación debido entre otras causas a la falta de infraestructuras como esta que no llegó a ponerse en marcha y que de haber funcionado, hubiese supuesto riqueza para nuestra tierra junto a otras.
Llegamos al almacén de la estación de La Engaña Sur, donde nos esperan Dunia, la presidenta de la asociación con la que habíamos contactado para recibir la visita guiada y dos colaboradores que se unieron a nuestro grupo para compartir dicha visita.



Lamentablemente la lluvia no nos permitió el disfrutar como nos hubiese gustado de esta visita, pero la magnifica explicación de nuestra guía junto con su entusiasmo, hizo que nuestra mente se pudiese trasladar a lo allí acontecido de una manera perfectamente documentada y con una gran variedad de detalles y anécdotas, fruto de 6 años de investigación y entrevistas a personas que vivieron allí o descendientes de aquellos.
Terminamos la visita pasados por agua y nos dirigimos al albergue de Santelices, destinado a peregrinos del camino de Santiago que pasa por esta zona y a Espeleólogos, donde pasaríamos la noche.


Después de tomar unas cerves en el bar del pueblo, nos acercamos al albergue a prepararnos la cena y allí pudimos compartir un buen rato con su propietario, Chuchi, con el que compartimos experiencias de espeleología  y a su vez nos informó de la zona y de lo que podríamos ver para futuras visitas.
Domingo 19 de enero de 2020
A la mañana siguiente después de desayunar y ya sin que lloviese, pusimos rumbo al parque natural de Ojo Guareña, donde vimos el sumidero en el que desaparecía el rio Guareña y ponía nombre al parque.


Recorrimos la zona y disfrutamos de lo bien que estaba integrada la ermita de San Bernabé en las cuevas y en el entorno rocoso que la cubría.




Una vez más la buena disposición del grupo hizo que volviéramos a variar lo programado y en lugar de hacer la marcha de senderismo que teníamos programada, fuésemos al parque natural del Monte de Santiago, entre la frontera de Burgos y Álava, donde pudimos ver el famoso Salto del Nervión con agua, pudiendo disfrutar de la grandeza del salto más alto de España (más de 220 metros) y segundo de Europa, además de ser el origen de la ria de Bilbao.


Dejamos los vehículos en el parking situado junto al centro de interpretación del parque y desde allí tras dos kilómetros por un camino en buen estado, llegamos al mirador y nos encontramos con ese magnífico espectáculo.Después de empaparnos con la magnitud de estos paisajes, volvimos a los vehículos a través del hayedo, viendo las antiguas loberas y una cueva que nos encontramos por el camino.

 
Más tarde fuimos a comer al pueblo de Berberana, en el restaurante Amparo, donde recuperamos fuerza y de donde salimos hacía nuestro nuevo destino. Las Cascadas de Tobera.




Empezamos el recorrido en el parking de la ermita y fuimos visitando el transcurso del agua y sus saltos a lo largo del pueblo.





 Ya finalizando fuimos al pueblo de Frias, una villa con título de ciudad desde 1435, que también es la ciudad más pequeña de España.



Donde dimos un pequeño paseo y tomamos un café para despedir el fin de semana y vuelta a casa pensando ya en la próxima salida.


Crónica dedicada a nuestros compañeros y compañeras del Club Vías Ferratas de Soria que no pudieron acompañarnos y que les hubiese gustado. 

Y otra cosa que se volvió a demostrar es que no dejéis nunca que el hombre del tiempo, decida por vosotros, pues os perderéis grandes experiencias, ya que al final apenas hizo frio y no nevó nada pese a que estuvimos a casi 1500 metros.

Autor:Jose Antonio.
Fotos: De los participantes.














Vía Ferrata Nossa Senhora da Penha. Castelo da Vide, Portugal.

Muy cerca de la frontera de Portugal con España, pegando a Extremadura, se encuentra la Vía Ferrata de Nuestra Señora de la Peña, (Nossa Sen...