¿Qué es una Vía ferrata?

Una vía ferrata es un itinerario deportivo que transcurre por paredes o macizos rocosos y que está equipado para facilitar la progresión mediante peldaños, clavijas, rampas, pasamanos, grapas, cable y en general todo tipo de elementos que garantizan la seguridad de los aventureros a lo largo de la vertiginosa ruta.
Se trata de una actividad que está a medio camino entre el senderismo de montaña y la escalada. Está hecha para aquellos a los que un simple paseo por la montaña les sabe a poco, pero les da demasiado respeto la escalada o consideran que no están suficientemente preparados. Eso sí, se recomienda que aquellos que vayan a realizar una vía ferrata sean excursionistas un tanto rodados o experimentados en la montaña. Las rutas marcadas con clavijas, cadenas, grapas, etc. suelen llevarte por lugares de gran altura, así que si eres una persona que sufre de vértigo, será mejor que te busques otra actividad más cercana al suelo.
¿Te animás?

viernes, 12 de abril de 2019

Fin de semana de aventura por Huesca.

DIA 1 . VIERNES 16 DE NOVIEMBRE DE 2018

Y por fin llegó el día de partir hacia la aventura. Después de un mes de
preparativos,estábamos dispuestos a comenzar el viaje con las mochilas
cargadas de entusiasmo y ganas de disfrutar de tan bellos paisajes.
El equipo estaba formado por doce excursionistas con distintos niveles de
escalada pero todos ellos dispuestos a dar el máximo.
Un primer grupo salimos a las 9,30 de Soria, desde El Caballo Blanco,
buen lugar para tomar el primer café del día. Tras una pequeña parada para almorzar, llegamos a Alquezar a las 13,45.

 
Este pequeño municipio de la comarca de Somontano de la provincia de
Huesca,está situado en la margen derecha del río Vero,en su último cañón,
al pie de las sierras de Balcez y Olsón. Parte de su término está ocupado
por el Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara.
Al llegar nos esperaba un estupendo sol y agradable temperatura a pesar de
las predicciones de lluvia. En un pequeño parque y con la muralla de la
parroquia de San Miguel como mesa, nos deleitamos con la deliciosa
quiché de setas hecha por Belén ,mientras contactábamos con el dueño de
la casa rural donde nos íbamos a alojar.
A las 15,30h para aprovechar el día, nos dirigimos hacia la primera vía
ferrata, El Espolón de la Virgen, de nivel K2. A esta vía se accede por
Rodellar donde unos paneles indican bajar hacia el río Mascún. Durante la
aproximación nos mojamos los pies más de una vez,pues el camino se
enlaza con el río, y preguntad a Alfonso la temperatura del agua, que por la
expresión de su cara -....uy!!!!-seguro que acertáis.


Nos costó encontrar la entrada de la vía,a pesar de la ayuda del GPS. Pero
al final siguiendo el curso del río y con la suerte de la novata
Carmen,como alguien dijo, dimos con el lugar. Frente al barranco de
Andrebot,girando a la derecha entre matojos hallamos la subida con un
tiempo de recorrido de 40 ́.Esta vía permite disfrutar de las escarpadas
paredes de la Sierra. Comienza con una rápida subida, bien equipada,sin
mucha dificultad que tiende a ladearse hacia la izquierda. Continua con un
tramo de cadenas hacia la ascensión vertical por la prominencia de la
roca,el espolón, de ahí el nombre de la vía.
Termina en un pequeño plano donde puede disfrutarse de las vistas y
descansar. En frente vemos el barranco de Andrebot,en su lado opuesto el
Mascún Superior y La Cuidadela.
 
 
 
En el último tramo que nos lleva a la cima se encuentra la ermita de La
Virgen del Castillo.
 
 
 
Con la satisfacción de haber llegado hasta arriba sin dificultad y contentos
por el reto conseguido nos disponemos a bajar por el sendero de retorno
antes de que anochezca.
 
 
 
Pero cual fue la sorpresa,cuando de regreso al pueblo de Alquezar,donde
nos esperaban el resto de compañeros que venían más tarde,comenzaba
otra aventura. Siete de la tarde, hora a la que cierra la gasolinera más
próxima,a unos 30km.El depósito del coche que marca a 0 el nivel del
gasoil, las curvas de la carretera que comienzan a acentuarse cada vez más.
De noche, con la adrenalina a flor de piel, siempre al límite,mirando los
minutos del reloj,cuesta abajo y sin combustible, llegamos hasta la
gasolinera ( aunque ya cerrada) donde nos atendió una amable
recepcionista del camping.
Ya en el pueblo,encontramos al resto del equipo. Nos alojamos en La Casa
Rural Os Arregueses. Una acogedora casa,cuyo dueño muy atento nos
recibió con una botella de vino del lugar y una estupenda leña para la
chimenea. Allí preparamos una deliciosa barbacoa disfrutando del lugar y
la buena compañía. 
 
DIA 2 . SÁBADO 17 DE NOVIEMBRE  DE 2018
 
Nos levantamos temprano y después de un buen desayuno grupal nos desplazamos hasta la ferrata de Foradada del Toscar, una ferrata K4, muy popular gracias a su longitud, a los pasos aéreos y a un recorrido variado. Considerada una de las imprescindibles. La temperatura era buena, pero teníamos encima una niebla que no nos gustaba mucho.


Nos cambiamos y nos preparamos para la aproximación 



 El primero tramo es el más vertical y el que supera más desnivel, sube un espolón y por una estrecha canal, sello distintivo del itinerario.




 En el segundo tramo descendimos parte de lo subido por la cara oculta de la pared hasta llegar a la pasarela.






Después de la pasarela comenzamos el tercer tramo ya de vuelta a los vehículos. Una ferrata bien bonita y disfrutona.
De allí nos dirigimos a la ferrata de Sorrosal, otra de las imprescindibles. Tomamos un bocado rápido para que no se nos hiciera de noche y ya comeríamos luego.


La vista de la cascada ya hacía prometer el buen sabor de boca que nos llevaríamos de esta ferrata.


 Al llegar arriba, cruzamos un pequeño tunel cavado en la roca y accedimos a la parte superior de la cascada. Una ferrata bien bonita y bien instalada.


 
 Después de salir del barranco, continuamos la ferrata hasta adentrarnos en un bosque y una senda que nos devuelve de nuevo al pueblo.
 
 
Foto del equipo VFS al coronar la cascada.
El sábado aún nos quedaban dos horas de carretera tortuosa para llegar a Alquezar, donde nos duchamos y fuimos a cenar a un restaurante muy agradable donde terminamos la jornada.

 DIA 3 . DOMINGO 17 DE NOVIEMBRE DE 2018.
 
Después de pasarse toda la noche lloviendo, nos vimos obligados a suspender los planes del domingo, que eran realizar un barranco seco, que por las situación climática, había dejado de serlo.
En su lugar decidimos ir a realizar el cañón que parte del mismo pueblo.
 
 
La lluvia nos acompañó casi todo el día, pero eso no fué impedimento para disfrutar de la jornada de senderismo, amigos y el maravilloso paisaje.


Las fotos hablan por si solas.














 
 
 Fotos: del grupo.
Texto, Carmen y Josean.
 
 
 

Cueva de Fuentemolinos (Burgos), Ferrata de Silanes y Ferratas de Sobrón.

Cueva de Fuentemolinos (Burgos), Ferrata de Silanes y Ferratas de Sobrón.  Hace un tiempo que nuestro compañero Luis tenía en mente visitar ...