¿Qué es una Vía ferrata?

Una vía ferrata es un itinerario deportivo que transcurre por paredes o macizos rocosos y que está equipado para facilitar la progresión mediante peldaños, clavijas, rampas, pasamanos, grapas, cable y en general todo tipo de elementos que garantizan la seguridad de los aventureros a lo largo de la vertiginosa ruta.
Se trata de una actividad que está a medio camino entre el senderismo de montaña y la escalada. Está hecha para aquellos a los que un simple paseo por la montaña les sabe a poco, pero les da demasiado respeto la escalada o consideran que no están suficientemente preparados. Eso sí, se recomienda que aquellos que vayan a realizar una vía ferrata sean excursionistas un tanto rodados o experimentados en la montaña. Las rutas marcadas con clavijas, cadenas, grapas, etc. suelen llevarte por lugares de gran altura, así que si eres una persona que sufre de vértigo, será mejor que te busques otra actividad más cercana al suelo.
¿Te animás?

viernes, 15 de diciembre de 2017





Comienza el plazo para apuntarse al Club. Gracias a todos este año se han realizado mas de 40 salidas y diversos talleres de iniciación y perfeccionamiento. Hemos sacado adelante este blog con artículos interesantes sobre ferratas, resumenes de nuestras aventuras y mucho más. Por eso, este año desde la directiva queremos agradecerte tu participación en este proyecto y si aún no has participado, invitarte a que nos conozcas y seas protagonista de tus aventuras. Gracias a todos y todas.

jueves, 7 de diciembre de 2017

Vías Ferratas de País Vasco y Navarra



Vías Ferratas de País Vasco y Navarra

Jueves, 12 de octubre de 2017 



Aprovechando el puente del Pilar, Jaime y Alfonso nos acercamos al País Vasco y Navarra con la intención de hacer todas las VF de estas dos autonomías. Así dicho parece algo pretencioso, pero en la página “de andar” solo viene reflejada una ferrata en las vascongadas y dos en el reino navarro.

El día doce de octubre por la mañana nos desplazamos a Sobrón  para completar la VF alavesa. Se tardan unas dos horas en recorrer los 177 Km. que dista de Soria.



Como se puede ver, tiene tres tramos bien diferenciados. Empieza en un corto K2 de 50 metros, sigue con un K3 de 250 m. y finaliza con un K4 también de 250 m. Tiene escapes en las dos transiciones para quien no quiera realizar un nivel superior.

  

El primer tamo, un K2, es poco aéreo con pequeños resaltes, franqueos y crestas. Buen resumen de lo que nos encontraremos en los tramos posteriores, pero a escala menor.


 La dificultad es progresiva por lo que en este tramo se puede evaluar si seguir o regresar por el escape que hay al final.



La ferrata ofrece unas bonitas vistas con un embalse al fondo y el río Ebro a nuestros pies.
El segundo tramo, un k3, se caracteriza por zonas más verticales. Hay posibilidad de escape antes de subir a dicha cresta rapelando 5 m. y bajando al camino de regreso.


Las líneas de alta tensión afean sin duda las vistas.
El tercer tramo es un recorrido calificado como difícil, con varias trepadas y destrepadas y pasos muy aéreos por lo alto de la arista.


El factor psicológico es más importante por la altura de la cresta.



La cresta se va afilando cada vez más, obligándonos incluso a pasar a horcajadas en algunos puntos.





Aquí hay menos zonas de descanso. Sin embargo tenemos una posibilidad de escape por una cuerda de nudos a 80 m. de empezar el K4. En este tramo debemos unir al factor psicológico el factor físico.

Esta parte del recorrido está equipada con pocas grapas para hacerlo más deportivo, de forma que hay que ayudarse de la propia roca para progresar por él (nivel de escalada III-IV).
Desde luego que ésta no es una vía ferrata al uso, pero sin duda resulta divertida y emocionante.
Tras reponer fuerzas partimos hacia Larraona en Navarra para acometer la segunda dificultad del día.

 
La ferrata de Larraona Urbasa es un K2 cortito y fácil, con algunos pasos entretenidos. 



Sale de un tupido bosque y tras ascender por un corto risco se acaba con grandes vistas sobre el valle.


Tras finalizar la ferrata nos encontramos con una tirolina opcional en medio del bosque.



La tirolina es bastante horizontal y tiene unos 70 m. de largo. Termina en un árbol al que se llega bien.

El problema es que si no te agarras al llegar, vuelves a la mitad de la tirolina, y a tirar de brazo…



Tras tirarnos un par de veces por la tirolina bajamos al bar a tomar una merecida cervecita. Hablando con unos montañeros  nos comentaron que existe una segunda vía ferrata en el país vasco, concretamente en el monte Ungino, famoso por su ojo del mismo nombre. Consiste en un paseo de senderismo hasta llegar a un otero donde está instalado un largo pasamanos que nos lleva del portillo de Atatxa al portillo de las Escaleras. Algún tramo sin cable es expuesto por la pendiente.
En el bar, donde puedes alquilar equipo, también nos hablaron del cercano nacimiento del río Urederra como uno de los lugares más bonitos de Navarra. Tomamos nota para próximas salidas.
Ya anocheciendo decidimos continuar viaje para dormir en Elizondo. Este pueblo se ha hecho famoso por los libros y películas del guardián invisible. Si a esto unimos que estábamos en pleno puente del Pilar, el resultado es que nos costó encontrar alojamiento.
A la mañana siguiente teníamos pensado realizar la ferrata del Baztán, calificada como K1. Se trata de una vía privada. Cuenta además con tirolinas gigantes de 300 y 450 m. (15 €) así como un gran péndulo  con un salto de 140 m. al vacio (60 €). 




Desde este puente se realiza el salto al vacío de 140m.
Cuando pedimos información nos comentaron que teníamos que acoplarnos a un grupo con  guía y que nos cobraban veinte euros independientemente de si llevábamos nuestro equipo o no.  Estuvimos sopesando apuntarnos. Cuando comprobamos que el grupo no era de una despedida de soltera, abortamos la operación.

Dado que nos encontrábamos en el precioso valle del Baztán nos dedicamos a recorrerlo.



Comparado con lo seco que estaba Soria, este valle es increíblemente verde.
 Y como la cabra tira al monte, decidimos visitar la cercana cueva de Zugarramurdi.


Esta caverna, imbuida en un halo de misterio, es famosa por supuestos episodios de brujería y aquelarres. 



En  un orden más mundano, y  dada su cercanía con Francia, fue usada para realizar contrabando en la época de la posguerra.




Tras recorrer la cueva, se imponía visitar el museo de las brujas sito en el mismo pueblo.
Abandonamos Zugarramurdi con destino a la cueva de Urdax, visita guiada de unos 40 minutos de duración, pero nos encontramos con que  ya no había entradas. Así que continuamos viaje parando a comer en Olite.

 

































 

Comienza el plazo para apuntarse al Club. Gracias a todos este año se han realizado mas de 40 salidas y diversos talleres de iniciació...